Wilmar Castro Soteldo

Politica

4.ene.2016 / 09:56 am / Haga un comentario

Imagen de previsualización de YouTube
 El dirigente del partido Primero Justicia (PJ) Julio Borges, quien en tan sólo segundos ante una cámara de televisión el 11 de abril de 2002, solicitó la renuncia del Presidente la República, Hugo Chávez, del Contralor y el Fiscal General, de los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, y de todas y todos los diputados a la AN; hoy se apega al estado de derecho que intentó diluir en menos de un minuto en esa ocasión hace 14 años, para tomar una curul en la Asamblea Nacional.

 

Entre otros que hoy defienden como nunca antes al hilo constitucional para ocupar el lugar obtenido en el hemiciclo, se encuentran Freddy Guevara y Gaby Arellano, ambos pertenecientes al partido Voluntad Popular, promotores de los actos terroristas (guarimbas) a principio del año 2013. Para entonces, estos dos personajes no guardaban tan estrecha relación con la Carta Magna que hoy defienden, pues el llamado a “#lasalida” no gozaba de constitucionalidad alguna y dejó un saldo de 43 fallecidos.

 

Por su parte, el Secretario General de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, refiriéndose al momento en que conoció personalmente a Rómulo Betancourt dijo: “Le admiraba tanto, que era como ver una leyenda y casi me hice pipí en los pantalones”. El autor de estas declaraciones, es el mismo demócrata que aprobó desde el extinto Congreso (1992) la suspensión de las garantías constitucionales. Hoy, es el nuevo Presidente de la Asamblea Nacional y ha amenazado con la verborrea que le caracteriza que “no va a mantener vagos y vagas en ninguna parte”.

 

Esta es la derecha que llegó a la Asamblea Nacional, todo esto como parte del “cambio”  tan esperado por algunos.

 

(LaIguana.TV)

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.